Carrito

Tu carrito está vacío

Continúa comprando

Macarons

Para hacer aproximadamente 17 macarons (ó 34 tapas) necesitaremos.

  • 100 gr de azúcar flor
  • 55 gr de almendras
  • 45 gr de claras de huevo
  • 25 gr de azúcar
  • colorante en gel

Lo primero que hay que hacer es pulverizar las almendras. Es importante que queden completamente trituradas, con una textura similar a la del azúcar flor. Yo pongo las almendras enteras y el azúcar flor en la picadora y pulsamos el botón de la máxima velocidad varios segundos. A continuación tendremos que cernir la mezcla. Reservamos.

Comenzamos a montar las claras, y cuando empiecen a formarse burbujitas, añadimos el azúcar muy poco a poco.

Las claras están listas en el momento en que dando la vuelta al recipiente estas no se caigan (tampoco queremos un merengue demasiado seco). En este momento añadimos el colorante, un par de gotitas, y batimos un par de segundos mas.
A continuación vertemos la mezcla de ingredientes secos que habíamos reservado sobre las claras. De una sola vez. Y con ayuda de una espátula, y de forma manual, vamos incorporándolas. Con movimientos envolventes.
Ahora llega el momento crucial: ¿Cómo sabemos cuando dejar de mezclar? Como a todo, es cogerle el punto. Pero sé que esa respuesta no les sirve. En mi experiencia, es mejor pasarse mezclando que quedarse corto. Esto no quiere decir que os lieis a darle vueltas, que nos conocemos. Es importante que la mezcla no esté demasiado espesa, pero tampoco queremos que sea demasiado líquida. Una vez se hayan incorporados los ingredientes secos, podéis hacer aproximadamente 10 movimientos mas con la espátula. Lo mejor, hasta que le cojáis el tranquillo, es hacer una prueba. Tomar una cucharadita de masa y ponedla sobre un plato. Pasados unos segundos, la superficie tiene que quedar lisita, sin ningún montículo ni marca.

Cuando la masa esté lista, llenamos una manga pastelera equipada con una boquilla redonda. Les recordamos que la masa es bastante líquida, y pueden salirnos macarons demasiado grandes. Usamos una boquilla ligeramente mas pequeña. Hacemos los macarons sobre la bandeja de horno, que antes de empezar la receta habremos cubierto con papel antiadherente, y los dejamos reposar 30 minutos exactos.

Precalentemos el horno a 135ºC, y una vez transcurrido ese tiempo los metemos durante 15-20 minutos (el horno en posición arriba y abajo)

Cuando estén listos los dejamos enfriar en la bandeja (no tardan mas de 4 ó 5 minutos) y los despegamos. Suelen despegarse del papel sin ningún problema, pero si al levantarlos con la manos vemos que no se sueltan, podemos pasarle un cuchillo por debajo y listo.

En cuanto a los rellenos, las opciones son infinitas. En general cualquier buttercream sirve.

buttercream de vainilla

  • 125 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 160 gr de azúcar flor
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 ó 2 cucharadas de leche

o este de queso

  • 150 gr de azúcar flor
  • 25 gr de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 60 gr de queso crema
  • 3 cucharadas de leche